Semana Santa

Marca Perú Profundo

Los soldados romanos

Aquí la Semana Santa tiene como protagonista no solo a Jesús: en Huaraz cobran importancia también aquellos soldados romanos que lo golpearon y lo condujeron al Gólgota. Custodio, Justo, Silverio y Mateo son los romanos, chunchos o judíos que pertenecen a cuatro familias huaracinas y que reciben cada año el cariño de los pobladores, porque éstos creen que, a pesar de su condición de soldados, estuvieron cerca de Cristo y fueron perdonados. En Huaraz,  el Nazareno cae tres veces y resucita para encontrarse con su madre en la plaza principal de la ciudad.

Lugar: Huaraz. Ancash
Semana Santa: Las andas de todas las imágenes son adornadas con hierbas que traen de las alturas. Los soldados romanos son velados en casa de sus dueños.

 

El penitente blanco y el penitente negro

Juan ha estirado los brazos y cada uno de ellos ha sido atado a una tabla. Las sogas deben ser resistentes, pues cuando termine el jueves santo y las imágenes de turno regresen al templo, él deberá salir a recorrer las calles, con los brazos estirados sobre la tabla (que pesa e incomoda) y con unas barretas ruidosas que serán anudadas a los tobillos y jalará cada vez que se desplace. Ese es el sacrificio. Cuenta la historia en Contumazá (Cajamarca) que como la costumbre de la Semana Santa se arraigó tanto, los sacerdotes hacían cumplir las penitencias al detalle. Así que había pecadores que se acercaban al párroco y pedían anotarse para ser penitentes, para realizar este sacrificio en solitario y ser perdonados. Los penitentes blancos suelen salir la madrugada del Viernes Santo y los penitentes negros la madrugada del Sábado de Gloria. Enfundados en túnicas y con el cucurucho que les cubre la cara caminan lentamente y en la soledad de las calles se escucha el rechinar macabro de las barretas cuando se arrastran sobre el suelo. Llegan hasta el cementerio y cuando se cruzan tendrán que saludarse y continuar.

Lugar: Contumazá. Cajamarca
Semana Santa: Comienza el Domingo de Ramos y concluye el Viernes Santo. En Contumazá no hay Domingo de Resurrección.

Penitentes

El Doliente

Catacaos (Piura) tiene memoria y energía suficientes para repetir una serie de rituales, aprendidos de los españoles en el siglo XVI (la primera Semana Santa, según don Jacobo Cruz Villegas, fue celebrada por el pacificador Pedro de la Gasca, en 1548). El Doliente, personaje elegido por la Cofradía del Santo Cristo, luce una banda sobre su cuerpo, como testimonio del dolor que produce en los pobladores la muerte del Señor. Trajeado de riguroso luto, este hombre, sufre y recibe el pésame de quienes sienten una vez más (como si fuese la primera) la pasión del Hijo de Dios.

Lugar: Catacaos. Piura
Semana Santa. Cada día hay una actividad alusiva a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Lo tradicional en comida son: los siete potajes y la malarrabia.

El Doliente.

 

La Dolorosa

La Hermandad del Señor del Santo Sepulcro se funda en 1870 y, entre sus fundadores, figura el Héroe Francisco Bolognesi. La Dolorosa que acompaña el cortejo fúnebre sale con la Marcha fúnebre de Morán,  ya que cuando el General Morán era llevado a la Plaza de Armas para ser fusilado, fue la imagen de la Santísima quien lo acompañó en su recorrido, luego de que la familia Vivanco pidiera clemencia ante las autoridades para que no lo mataran. Como no se logró evitar el designio, esta Dolorosa también estuvo en procesión hasta el lugar donde el militar fue enterrado. La Marcha de Morán nace en este momento histórico.

La Dolorosa.

El cúmuchi de Marca

Al mediodía del Jueves Santo, la primera autoridad del pueblo, sirve el “lavatorio” en el atrio del templo. El “lavatorio” es la sopa de quinua preparada por los mayordomos del Corpus Christi. A la par, hay un grupo de gentes realizando el amarre del “cúmuchi”, es decir, decorando con flores de llima llima y chincho un arco especial hecho de ramas de ciprés, donde al centro deberá ser colocado el Señor de Jueves Santo. A la medianoche, de ese mismo día, se realiza la pujanza. Ante la presencia de parejas de postores,  se decide quien cargará el “cúmuchi”,  de acuerdo a la cantidad de dinero que ofrezca cada una de ellas. La que dé más, al abrir el sobre cerrado,  hará el sacrificio por las calles de Marca (Recuay, Ancah) durante toda la madrugada. La costumbre dice que los cargadores deben tener 33 años y sostener el pesado arco por dos años consecutivos.

Detalle: Marca se encuentra a 2619 msnm. Está a 275 kilómetros de Lima y fácilmente el viaje puede demorar menos de cinco horas.

El cúmuchi de Marca.

 

Vencedor de la Muerte

El Niño Cabezón es el Niño de la Resurrección.  Al amanecer del Domingo de Pascua sale del Monasterio Santa Rosa y recorre algunas calles aledañas al claustro. En Arequipa lo conocen por despertar a los enfermos en coma. Será por eso que con su pie aplasta un  cráneo, símbolo de muerte. Será por eso que aquel hombre sostiene una estampita y afirma que despertó a su hija luego de un accidente. Maritza ha venido esta mañana y al doblar la esquina lo ha encontrado. Dice que un familiar le dijo que lo buscara y ella ha venido obediente para pedirle que despierte a su esposo que hace más de un mes no abre los ojos.

Semana Santa: En el centro de Arequipa y en Yanahuara, uno de sus distritos, la semana santa está muy ligada con la tradición y una historia antiquísima, salvaguardada por familias y cofradías.

Vencedor de la Muerte.

 

Facebook

Twitter

YouTube