Adornaditos, cinta de lana

Desde la Comunidad Santiago de Maray, capital del distrito de Checras, en la provincia de Huaura, en la región Lima, regresamos con fuerza para regalarles este episodio: adornaditos, cinta de lana, un episodio para el recuerdo y para gritar que la sierra de Lima existe. Este 6 y 7 de setiembre nos vestimos de colores para danzar por las vacas Más…

  • Desde la Comunidad Santiago de Maray, capital del distrito de Checras, en la provincia de Huaura, en la región Lima, regresamos con fuerza para regalarles este episodio: adornaditos, cinta de lana, un episodio para el recuerdo y para gritar que la sierra de Lima existe.
  • Este 6 y 7 de setiembre nos vestimos de colores para danzar por las vacas y toros que se preparan para el gran rodeo, que se alegran cuando escuchan el cushco, y que son el pedido principal de cada mayangachi.
  • No se pierda esta historia a través de Costumbres, el verdadero espíritu de los peruanos.

 

En Maray (Checras, Huaura, Lima) la vida se conecta con el pueblo cuando llega el 30 de agosto y hay que realizar El Rodeo, una actividad comunal que tiene como objetivo mayor contar el ganado que tiene el pueblo y pagar la cuota establecida para el uso del pasto durante el año. Pero hay más, antes de ese acto práctico y obligado, las familias se juntan ante una manta llena de hojas de coca, cigarros, cintas, lazos, serrucho, tijeras, licores, caramelos, huamanripa y más, denominada Mesada o Mayangachi, para agradecer a los cerros y a los abuelos por cuidar a sus animales, para pedirles quizá también que vayan bien las cosas y haya producción por el bien de todos.

ALEGRÍA. La faena comunal es una de las fiestas más importantes de Maray.

“Alfalfita verde flor moradita
Alfalfita verde flor moradita
Yo te he cultivado para mi vaquita
Yo te he cultivado para mi torito…”

 

Es que el cuscho es una delicia. Es un canto, de versiones distintas, que hablan en metáfora o directamente de los animales, son para ellos. Se interpretan al ritmo de la caja y la tinya, y el saber que las rodea es propiedad de las mujeres.

PUEBLO VIEJO. La huanca o monolito sagrado en el antiguo Maray.

“Paloma blanca de Yanapaccha lleva esta carta a mi vaquita…
Paloma blanca de Yanapaccha lleva esta carta a mi vaquita…
Dile, dile que me espere en su aguada, en su majada…
Dile, dile que me espere en su majada, en su aguada…
Clavel morada llena de perfume, clavel rosada llena de perfume…
Así mi vacay madre,  llena de becerros,
En su aguada, en su majada…”

Canta doña Benita mientras la acompaña en su familia en el jato del rodeo, a donde ha llegado a realizar los actos de costumbre que pertenecen al 30 de agosto. Ese día es el rodeo de Maray, es decir, es la señalada del ganado, la marcación, aunque el objetivo principal sea contar el ganado y hacer el pago respectivo por el uso del pasto comunal. La jornada festiva sin embargo, comienza oficialmente el 29 de agosto, donde cada criandero o criandera, arrea a su ganado y lo deja en el rodeo, una colina que hace de corral comunal. Por la noche del mismo 29 de agosto, en la casa del Puntachicoj o Puntachicuy, que es el dueño de la fiesta, se realiza el mayangachi o mesada principal.

RODEO. Momento de colocar la cinta en la oreja

Allí en medio de las hojas de coca y los cigarros se coloca la vara de mando del presidente de la comunidad. Luego de picchar la hoja de coca o catipar, el grupo de asistentes se dirige al rodeo, al corral donde encerraron al ganado por la tarde. Allí vuelven a realizar una mesa y se quedan cantando cushco, bailando y  pidiendo a los apus bendiciones para todos.

El 30 de agosto es el Rodeo. Llegan los crianderos y crianderas con sus familias y se ubican en el espacio o majada o jato que les corresponde por herencia. Arman su mesada familiar, tocan la caja, y luego empiezan a colocarle cintas en las orejas de sus vacunos, y en otros casos,  las vacas y toros son marcados con el hierro caliente, para que no se pierdan, para que sepan quién es el dueño.La jornada es larga y al final,  luego del conteo del ganado, cada criandero y criandera se lleva sus animales.

CAJA. Disfrutando el cushco de doña Sila.

El arqueólogo Pedro Espinoza ha sido nuestro informante y guía principal. Él ya tiene varios años participando en las diferentes celebraciones de Maray, pues está a punto de terminar su tesis que tiene que ver con la religiosidad del pueblo. Él nos ha prestado varias de sus notas y recojo aquí una explicación de lo que sucede el 30 de agosto:

“Cada criandero tiene una majada, es decir una parcela pequeña dentro del Rodeo en la cual coloca su bandera y extiende una mesada con los mismos elementos que vimos en la señalada de la víspera. Reúne a su ganado al lado de dicha majada y procede al marcaje tal como ya se describió. Durante el rodeo o herranza que registramos (en 2014), habían pocas majadas o “jatos” en el corral comunal, debido a que muchos comuneros ya habían señalado a su ganado en fechas previas. Todo el proceso se realiza con música, baile y consumo de licor. Poco después del mediodía (1 pm), cada criandero paga una cuota a los funcionarios de la comunidad designados para ello y empieza a retirar  a sus reses del Rodeo, las que son contabilizadas a medida que salen por el portón del corral. Tal cual se dijo antes, cada res lleva en las orejas determinados colores de cintas que identifican a cada propietario y están marcadas con la inicial de este. Antes de salir, las reses son rociadas con cerveza y cuando cruzan el portón se les echa caramelos, que son temerariamente disputados por los niños presentes. El retiro del ganado puede durar hasta la noche”

Como parte del relato en Costumbres visitamos fortalecer el Pueblo Viejo o antiguo Maray, el cuales Patrimonio Cultural de la Nación y descubrimos, en ese monumento,  lo que significa una huanca, es decir, un monolito, una deidad a la que los antiguos le rendían homenaje. Poseídos de una nueva energía regresamos al Nuevo Maray y reconocimos a Santiago El Mayor y Santiago El Menor.

CARIÑO. Es un sentir el gran cariño de los marayanos y marayanas.

El último día participamos de la señalada o rodeo del ganado equino y aprendimos: La actividad de señalada del ganado equino, de los burros en este caso, cuyo dueño es Jaiden Richardzon, consiste en colocarles la cinta en cada una de sus orejas, cortarles el pelo del clin y la cola de acuerdo al gusto del criandero. En el acto que presenciamos Edgar Cueva cortó el pelo en el medio del clin y la cola en forma de escalerita.

La marca del criandero  es colocada en la tabla del pescuezo o en la paletilla del animal. Otro  tipo de marca es el llamado tizne que va en el hocico del burro y es la inicial del nombre del criandero. A los más pequeños se les coloca una campanita de lata en el cuello y se les cubre el cuerpo, cual perfume, con el creso que tienen un olor terrible y dicen que ahuyenta a los depredadores.

Facebook

Twitter

YouTube