Miriam y Elizabeth

Personaje

Miriam y Elizabeth: Su emprendimiento, de algo cotidiano y básico, ha trascendido fronteras y están ya en las ligas del mercado y la inversión.

  • Su emprendimiento, de algo cotidiano y básico, ha trascendido fronteras y están ya en las ligas del mercado y la inversión.
  • Miriam Portocarrero es una madre joven que ha creado tres sabores de helados artesanales con insumos de su zona. Y está orgullosa de presentar al mundo: helados de arracacha, vituca y cushe.
  • Elizabeth Rojas es otra emprendedora que ha descubierto los nutrientes del chiclayo (o calabaza) y una mermelada hecha con este producto la ha insertado a una nueva vida que la tiene entusiasmada.

Tengo razones para declararme admiradora de Elizabeth Rojas y Miriam Portocarrero. A Elizabeth la admiro porque a estas alturas de su vida, podría haberse limitado a seguir su rutina (¡Qué le importaba saber si tal o cual insumo tiene o no vitaminas!). Que va, hubiera sido la misma desperdiciando el chiclayo (o calabaza), usándolo para engordar a los chanchos como era la costumbre, sin pensar en su buen sabor y mucho menos (obviamente) en asociatividad, rentabilidad, sostenibilidad, emprendimiento.

Sin embargo, Elizabeth se sentó a escuchar y aprendió. El chiclayo (o calabaza) tiene una serie de nutrientes. Ideal para los niños y versátil como ingrediente. Se prepara en tortillas, en sopas, en guisos, la he visto – alguna vez- convertida en panecillo, entre dos hojas de aliso asándose en el tiesto y marcada con el nombre de linsho.

140912-miriam-elizabeth-expoamaxonas-02

IMPULSADORA. Elizabeth sabe los favores del chiclayo y lo comparte.

Elizabeth entonces está profesionalizada en el tema. Ha dejado Trita, su comunidad en la provincia de Luya, para venirse a participar en la ExpoAmazónica. No ha traído variedad, aunque esta mermelada de chiclayo -con registro sanitario y todos los permisos y códigos para salir al mercado- es su mayor orgullo.

Unos stands más a la izquierda, lejos de la panela y los jarabes, dando vuelta por embutidos y tomando el camino derecho de los néctares y pitajayas, allí, justo en esa esquina me encuentro con Miriam. Sí, con Miriam Portocarrero.

140912-miriam-elizabeth-expoamaxonas-03

En conversa con Miriam, pobladora de Beirut, que ha convertido a la arracacha en helado.

Ella viene de Beirut, un pueblo alejado del distrito de Corosha (hasta el nombre me es tan ajeno), en la provincia de Bongará, en la región Amazonas. Miriam es más joven que Elizabeth, pero es igual de atrevida, de ilusionada, de emprendedora. Como dirían los analistas: “está emponderada”.

Tiene una hija de cuatro años y ésta no quiere comer la arracacha. Así que se le ocurrió que si esa poderosa arracacha la convertía en golosina, pues ganaría un montón. Su hija tendría una inyección de calcio y ella podría compartir la hazaña entre las madres de la comunidad. Miriam se puso a pensar y creó un helado de arracacha. Como el experimentó resultó tan bien, se dijo: “si pude con la arracacha, de seguro puedo con la vituca”.

Y lo logró una vez más.

Fue igual con el cushe, un zapallo de la zona, bien amarillo y dulzón.

Los helados artesanales de Miriam Portocarrero.

Son tres sabores de helados artesanales los que ha creado. Ya está pensando en el siguiente, mientras diagrama cómo organizar a las señoras de Beirut y conseguir, en una de estas ferias, el o la  inversionista que necesita para crecer.

La escucho y la admiro más.

Facebook

Twitter

YouTube