La Virgen del Carmen (la mamá del niño)

Saberes

La Virgen del Carmen de Llata (Huamalíes – Huánuco) escogió el lugar donde sus fieles debían levantar la capilla que ahora habita.

La Virgen del Carmen  de Llata (Huamalíes – Huánuco) escogió el lugar donde sus fieles debían levantar la capilla que ahora habita. Es andariega, igual que su bebé, al que lleva en brazos.

Carmen tiene un rostro conmovedor, carga al bebé con ternura y avanza por el campo ensuciando de “amor seco” su fustán blanco. Ella, la protagonista del 16 de julio, delega el baile a las jóvenes llatinas, a las escogidas, a las que al lado del Ruccu y el Apu Inca danzan convertidas en Pallas.

Habla con sus fieles, les revela…

Rosario (devota) cuenta que la noche anterior a que se haga el cambio de cargo (léase asuma el nuevo mayordomo o auspiciador del festejo) no había alguien interesado en asumir la responsabilidad. Rosario tuvo una revelación:

En el sueño, Rosario ingresaba al templo de la virgen y veía regadas las alhajas de la Santísima. Asustada, creía que le habían robado. Lo que ella hizo en sueños es recoger una por una estas alhajas. Al día siguiente, cuando el padre preguntó en público quién asumiría la mayordomía de las pallas, Rosario impulsada por la revelación le pidió a su amiga “…oye salgamos y digamos que nosotras lo vamos a hacer…”.  Su amiga aceptó y a partir de esa decisión fueron otras mujeres, amigas de ellas, profesoras, que también se unieron a esta propuesta. Así como las alhajas, ella convocó a todas sus compañeras para que el próximo año se encarguen de las pallas.

Yelitza baila palla desde muy pequeña. Cuenta que empezó a danzar porque en sueños se le apareció una mujer hermosa, demasiado hermosa para no quedarse admirándola. La bella señora la  tomó de la mano y le dijo “ven conmigo, sígueme”. Estaba cerca la fiesta de la Virgen y Yelitza, automáticamente supo, que debía ponerse el traje y aprender la secuencia de la danza que a la Santísima tanto le gusta.

PALLAS. El Ruccu lidera el baile de las señoritas o acllas.

Pallas, tres trajes, una sola devoción. Es una danza mestiza. Se inspira en las costumbres cortesanas del imperio incaico. Integra el homenaje a la Virgen del Carmen desde las últimas décadas del siglo XVIII. Bailan con arpa y violín. Las pallas son las acllas o doncellas.  El Apu es el Soberano Inca. Cuando en la fiesta aparece la figura del Pizarro, entonces se realiza el Prendimiento, que es la alegoría sobre la captura de Atahualpa. El Rucco representa al sacerdote de la 3era orden del imperio incaico, dedicado a promover y desarrollar, actividades teatrales, representaciones, para alegrar al Inca y su nombre no es el abuelo, sino Huancachily.

Las Pallas bailan tres días: antevíspera, víspera y día central.

SOLEMNES. Dedicadas a recordar y a venerar a la virgen.

Antevíspera: Es cuando el Inca ha consultado a los oráculos sobre el destino del imperio y no ha recibido buenas noticias. Hay tristeza, duelo, por eso dicen que las Pallas lucen el sombrero y el velo negro.

Víspera: Ya no llevan velo ni andan tan lúgubres. La blusa rosada resalta con el rojo y las cintas que llevan en el cabello. La Capitana es la jovencita que lleva el bastón. Realizan más mudanzas, siempre guiadas por el Rucco que luce una cabellera larga y una honda. El Apu se ha puesto una máscara y tiene el cetro que lo distingue más poderoso. El ritmo de la música es más rápido, siempre usando el arpa y el violín. Salen de la casa de la mayordomía y avanzan por las calles hasta la capilla de la virgen, donde le bailan y cantan.

Hasta que el Apu Inca se levante. (el baile de las pallas el último día de fiesta). El acto final de las Pallas se llama: Apu Jorgoy. Este episodio, consiste: “en la veneración al Apu Inca empleando versos líricos de homenaje al emperador para sacarlo de su morada y llevarlo al palacio imperial. El Inca, soberbio, se resiste. Muestra públicamente su renuencia. El Rucco hace esfuerzos inútiles para convencerlo”, describe Ciro Rojas, el investigador más importante de la zona.

El Apu Inca o emperador tiene capa y corona, tiene máscara y aparece sentado. El Rucco, que es el anciano guarda, el Huancachily, intenta convencerlo de que se levante. Las pallas  con su canto melódico y sus largos estribillos o arawis, insisten. La estampa dura hasta que el Apu Inca decida levantarse. “A veces se hace el difícil”, refieren.

HASTA QUE SE LEVANTE. El Apu Jorgoy, el final del baile de las pallas

HASTA QUE SE LEVANTE. El Apu Jorgoy, el final del baile de las pallas.

Armacuy, arreglando y decorando

Los mayordomos de Alba y del Día Central se juntan en el templo, en diferentes días, el 14 y 15 de julio, para cambiar de ropa a la Virgen del Carmen y al Niño, para limpiar y adornar el anda, para colocarlos en ella. Este acto de arreglo y decoración es el llamado armacuy.

Terminado el armacuy, aparece el agasajo culinario. En la casa de los mayordomos se estila servir el famoso locro de papa. El ají colorado se ha dorado en la olla, junto al ajo y las cebollas. Sazonado y aderezado, espera al caldo de carne y a las papas, previamente picadas y lavadas. La tapa de la olla, cubriendo esta mezcla,  será señal de delegar el asunto al fuego y a la leña, pues cuando el humo indique y la hervida llegue, el color de la papa habrá cambiado. Entonces será momento de servir: un trozo generoso de carne, la papa colorada y jugosa, caliente y humeante, convertida en locro.

LOCRO. Al finalizar el armacuy.

Para tomar en cuenta:

Fiesta: Virgen del Carmen
Fecha: Del 12 al 16 de julio
Día Central: 16 de julio
Escenario: Llata. Huamalíes. Huánuco. Llata es la Capital Folclórica de Huánuco.

Ubicación: A 177 Km. al nor- oeste de la ciudad de Huánuco, descansa sobre una meseta que ocupa el centro de una depresión, limitada por las quebradas de Huarayragra, Rondos y Pumajamuy
Altitud: 3439 msnm

Facebook

Twitter

YouTube