La cruz que cumple sueños

Saberes

Para llegar al Cerro El Alto hay que tener fe. Pisar con fuerza para no desbarrancarse y oler a cada rato el buen aroma de la muña.

Uno:

Para llegar al Cerro El Alto hay que tener fe. Pisar con fuerza para no desbarrancarse y oler a cada rato el buen aroma de la muña. Seguir el camino de herradura y ver salir el sol muy cerca a la catarata que bota agua cristalina, que suena y anima el paisaje.

Un paisaje que escoge a quienes deben mirarlo y no desmayar, pues solo falta la cuesta para llegar. Allá, a la cima, donde vive la Cruz de San Felipe, el madero de molle aparecido de repente. Al que le cortaron los pies y brotó sangre. Al que todos le piden un milagro y le cantan. Al que todos le entregan su sueño, mientras don Bonifacio preside la mesa y escoge las hojas de coca y el unto de la llama, mientras otros devotos sahúman al patrón y no permiten que se quede solo.

140402-cruz-06

ESPONTÁNEO. Llegan los devotos al Cerro El Alto y allá arman y rearman sus buenos deseos.

Dos

Varones y mujeres usan las piedras para construir pequeñas casas, con chacras y garajes, con árboles y establos, con una tienda al costado, con una biblioteca o un restaurante. Es su deseo el que grafican para pedirle a la cruz que lo haga realidad. Varones y mujeres brindan o challan con la construcción terminada y dicen que así es la costumbre, que ellos creen, que la cruz nunca les ha fallado. Para asegurarse reciben el unto o grasa de la llama para moldearlo como si fuese arcilla o plastilina. Para crear animales, viviendas o carros, personas con salud y familias unidas. Porque eso es lo que atesoran. Las figuras de grasa blanca serán colocadas en piedras planas y en su momento, deberán entregarse al encargado para que las coloque en la “cajia”, un agujero que existe bajo la peaña de la cruz. Se supone que al año siguiente, el encargado, sacará las ofrendas y las quemará. Se supone que los sueños quemados ya han sido cumplidos.

140402-cruz-08

CREENCIA. Arman casas o corrales para que en la realidad el sueño se cumpla.

(Apuntes del Cerro El Alto y la Cruz de San Felipe. Comunidad de Solajo. Carumas. Moquegua)

TEMPRANO. Se dedican a moldear sus más caros anhelos, esperando que la cruz les haga el milagro.

SABIO. El encargado recibe los ingredientes para empezar con el ritual sagrado.

140402-cruz-05

LISTOS. La procesión debe comenzar.

140402-cruz-04

MILAGROSA. Esa es la Cruz de San Felipe.

ALEGRÍA. Por el deber cumplido y la bondad del pueblo.

Facebook

Twitter

YouTube