Granja Porcón: El sueño hecho realidad

“Mi sueño es que Granja Porcón sea un ejemplo para el Perú y también para el mundo. Que se siga trabajando unido. Queremos compartir lo que sabemos y hemos logrado con otros pueblos, otras comunidades. Y de esa manera combatir la extrema pobreza, porque si se puede, con trabajo y creatividad es posible lograr salir adelante y mantener nuestro desarrollo Más…

“Mi sueño es que Granja Porcón sea un ejemplo para el Perú y también para el mundo. Que se siga trabajando unido. Queremos compartir lo que sabemos y hemos logrado con otros pueblos, otras comunidades. Y de esa manera combatir la extrema pobreza, porque si se puede, con trabajo y creatividad es posible lograr salir adelante y mantener nuestro desarrollo de forma sostenible”. Pedro Santos Chilón, socio y encargado de la oficina de turismo de Granja Porcón.

A la Granja se llega porque así está establecido en Cajamarca. Porque si uno recorre las Ventanillas de Otuzco o los Baños del Inca o se va para Cumbemayo, tiene que darse el tiempo necesario para viajar 30 kilómetros y llegar a este paraíso de pinos y buena voluntad que dirige don Alejandro Quispe desde hace más de tres décadas.

La Granja Porcón es una propuesta sostenible de cómo un grupo de campesinos y campesinas, unidos por la religión evangélica y el trabajo honrado, encontraron en la diversificación de sus actividades, una fuente de desarrollo que mantiene a la familia en constante progreso y en búsqueda siempre de opciones rentables para seguir creciendo.

De la madera, que fue al principio la ocupación más importante de los habitantes de la granja, hoy lo es el turismo. Como ente integrador éste ha favorecido la organización y la distribución de oficios. Es decir, se han abierto dos restaurantes, se ha construido un nuevo albergue, el taller de tejidos ya no está solo, hay una tienda de artesanías que da la bienvenida a los visitantes. Allí atiende Elena, una mujer con talento innato, pues de los frutos del pino crea ovejas y gallinas, cuando ha terminado de hilar y tejer. De tejer, ponchos y carteras, en los telares de madera que fueron confeccionados aquí por hábiles carpinteros, quienes usaron los troncos procesados en el aserradero.

Será por eso que Alejandro está tan contento, aunque de hecho, siempre recuerda que al principio sus innovadoras propuestas no fueron aceptadas. Tiempo después, la razón está de su lado y ahora nadie que se precie desea marcharse de la granja. Están felices de trabajar duro, ganar y estar cerca de la familia. Están felices de comer sano, hongos, truchas, quesos. Están felices de asistir a las reuniones religiosas los días sábados y de leer a cada paso las frases bíblicas: “Jehová es mi pastor nada me faltara”, “Reinó Dios sobre las naciones; se sentó sobre su santo trono”, “Todo lo puedo en Cristo que me Fortalece”.

Un lugar encantador para visitar

Miguel Barboza es un guía turístico que cada mañana aparece por Granja Porcón con un grupo de 20 ó 30 personas, nacionales en su mayoría, con muchas ganas de conocer. Esta gente llega seducida por “el paraíso”, dicen. “Ay que bonito se ven los pinos desde lejos”. “Aquí se puede conseguir carteras hechas a mano”. “Dicen que las truchas y los hongos son deliciosos”. Miguel tiene su propia reflexión: “… en Cajamarca, la Granja Porcón es parte de nuestros circuitos por su belleza, ayuda mucho la forestación que son cerca de 10 000 hectáreas. Esto permite a la gente tener un paisaje especial, donde uno puede descansar, puede relajarse y conocer las diferentes áreas y además tiene rutas, pues existen cascadas, árboles y cerros. El zoológico es uno de los atractivos importantes, la gente aquí ha aprendido a cuidar a los animales, verlos es llenarse también de alegría. Aparte quiero destacar lo que es el turismo vivencial, el encuentro con la gente. Han planificado tan bien que hay lugares para almorzar un buen lomo saltado de hongos o una trucha en salsa de ajo. Eso, combinado con una atención muy especial, hace que el recorrido sea inolvidable”.

Así que si hay poco tiempo, por lo general, los visitantes llegan al zoológico, luego se trasladan a los talleres de tejidos, donde además pueden adquirir los productos a un precio que suelen negociar con el propio artesano. Si tienen algo de sed está la tienda donde se expende yogurt preparado en la misma granja. Si hay ganas de llevar algo rico para la familia la miel de abeja que procesan los habitantes de esta tierra, es consistente y deliciosa, igual que el queso, un queso de diferentes tipos y sabores, preparados por un equipo que dirige Óscar Chilón, quien aprendió gracias a capacitaciones y a pruebas de laboratorio.

¿Qué dicen los visitantes?

Edith:

“Un lugar muy bonito y acogedor. Creo que la Granja Porcón es mucho más de lo que te cuentan. Si me dijeron que me iba a relajar, se quedaron cortos, estoy fascinada, tranquila y feliz observando el paisaje cubierto de pinos. Es un sitio que recomiendo visitar.”

Lorena:

“Es la primera vez que vengo en si a Cajamarca y a la Granja, ha sido una experiencia muy gratificante, el paisaje, el desarrollo de la población en cuanto a la agricultura, a todo lo que tienen acá: los animalitos, al zoológico es impresionante como el pueblo unido así en una asociación ha podido formar todo esto. Es muy bonito, lo recomiendo a toda la gente de Lima, a la gente de afuera que no se pierdan de visitar Cajamarca y especialmente acá Porcón”.

El turismo es un ente integrador. La propuesta de la Granja Porcón es un ejemplo que se ha difundido a través de pasantías que realizan campesinos de otras zonas: profesionales, autoridades que llegan seducidos por saber cómo han hecho para desarrollar cada una de sus actividades, reconociendo que si a ellos les ha sido posible, de regreso a casa, al lugar de origen lo podrían poner en práctica. Y en el caso de los turistas, hasta hace algún tiempo solo venían por horas, así que solo era tener a disposición un par de restaurantes, pero como preguntaron si podían quedarse, se hizo urgente construir en lo alto un albergue, con varias habitaciones, buenas camas y una chimenea que calienta en las noches frías que aquí se notan más.

Logros de la Granja Porcón

La Granja Porcón se ubica en la región Cajamarca. Entre los 2750 y 3500 metros sobre el nivel del mar, a unos 30 kilómetros al noroeste de la ciudad de Cajamarca
Área de extensión geográfica: 10,966 hectáreas
Población: 1,200 habitantes
Índice ocupacional: 90%
Índice de analfabetismo: -5

Bosque de Pinos

Granja Porcón posee una extensión de 12 800 ha. en la cual se ha desarrollado durante los últimos 25 años, de manera ejemplar y única, un proyecto integral dirigido a la reforestación de 10 000 ha. en zonas altas, cuyo objetivo es proteger y aprovechar la riqueza de los suelos. Para ello, se ha logrado restaurar la flora y resguardar la fauna, lo cual constituye un gran triunfo en el ámbito ecológico y convierte a la Granja Porcón en uno de los principales lugares del gran circuito turístico norte del Perú.

Servicios

Granja Porcón tiene un Hotel con 10 cuartos dobles con chimenea, baño privado, agua caliente y una vista panorámica que rodea la comunidad.

Hay dos restaurantes típicos que usan los productos de la granja en la preparación de los alimentos: Pan y Vida” y “Venid y Comed”.

Hay tiendas donde usted puede comprar productos lácteos y andinos, como queso, mantequilla, manjar blanco, yogur, textiles y adornos.

Clima

Desde noviembre hasta abril más o menos son épocas de lluvia como en toda la sierra. Igual éstas se combinan por momentos de sol.

Facebook

Twitter

YouTube