Carnaval Amazónico (con húmisha y greda)

Iquitos podría encandilarnos con su clima o su paisaje, con el movimiento apurado y sus sonidos que son tantos. Pero esta vez nos deja relajados y felices.

*Emitido: Martes: 1 de abril 10pm/Miércoles 2 de abril: 4pm. Programa Costumbres, por TVPERÚ.

*Lugar: Iquitos. Maynas. Loreto

Iquitos podría encandilarnos con su clima o su paisaje, con el movimiento apurado y sus sonidos que son tantos. Pero esta vez nos deja relajados y felices con su carnaval. Un carnaval que tiene licencia de ponerle freno a la cotidianeidad y entregar esos colores tan diversos y esa alegría máxima, como una gran bienvenida a esta tierra que nos acoge siempre con cariño desbordante.

En esta nueva historia que presenta Costumbres, pasamos del entusiasmo de instituciones y barrios al decorar sus carros y armar sus comparsas, a la fiesta colorida de las danzas y el desfile por calles y plazas llevando el mensaje de la Amazonía, de las leyendas y espíritus del monte que aquí habitan y que la gente (niños, jóvenes y adultos) está orgullosa de contar y mostrar.

140330-amazonas01

La elección de la Warmi Carnaval entre las lindas candidatas, quienes representan a las etnias que habitan esta zona del país;  la feria para adquirir los insumos típicos carnavaleros como las gredas de colores, la caballusa que se te queda impregnado en el pelo, o el “pichuhuayo”, una pepita de la que emana un terrible olor y que es el disfrute de los pobladores y/o pobladoras cuando juegan contigo.

Y claro, en la ciudad, el domingo de carnaval se levantan cientos de húmishas, esas palmeras trenzadas y adornadas a cuyo alrededor se baila hasta que se venga abajo. Como dice: José Barletti: “siempre ha quedado para la elite los bailes de carnavales, pero el pueblo ha comenzado a construir su propio carnaval, con la húmisha que la trajeron los jóvenes san martinences y que ahora símbolo del carnaval de Iquitos”.

Sonaly Tuesta vive de cerca cada detalle. Entregada al carnaval, termina el domingo mojada y pintada, pandillando alrededor de la palmera hasta que ésta se venga abajo y todos, cual piñata, se arremolinen ante los productos que hay que arrancar del árbol, esperando que alguien lo vuelva a levantar el próximo año.

En pleno Bellavista Nanay carnavaleando

Facebook

Twitter

YouTube