Don Pedro Azabache y San Isidro Labrador

Tuve el honor de conocer a don Pedro Azabache, pintor reconocido y heredero del talento de José Sabogal. Hoy que escarbaba en los recuerdos, encontré su foto y pensé en el San Isidro de Moche, pues fue él quien me hizo llegar hasta la puerta del artista y pedirle unos minutos para conversar. Don Pedro Azabache tenía mucha admiración por Más…

  • Tuve el honor de conocer a don Pedro Azabache, pintor reconocido y heredero del talento de José Sabogal. Hoy que escarbaba en los recuerdos, encontré su foto y pensé en el San Isidro de Moche, pues fue él quien me hizo llegar hasta la puerta del artista y pedirle unos minutos para conversar.
  • Don Pedro Azabache tenía mucha admiración por la tradición  que rodea al patrón de los agricultores y pintó sus escenas festivas en repetidas ocasiones, así que era importante estar allí viéndolo mover el pincel sobre el lienzo hasta que nos diga que ya podemos grabar.

Se anotaron para regalarte un altar y fíjate, estás en medio de dos parantes cubiertos de frutas. Cada uno de ellos, ya debes saberlo, tiene amarrado y enlazado: 250 plátanos de seda, ¾ de plátanos de la isla, 200 limas, 6 sandías, 6 melones, 6 papayas, 12 cocos, 12 piñas rojas, 6 piñas blancas, 12 mameyes, 200 naranjas, 1 caja de mandarinas, 1 caja de uva, 1 caja de granadilla, 30 kilos de manzana.

160526-Pedro-Azabache-02

ESTAMPA. Solo don Pedro Azabache ha podido capturar la ternura de esta fiesta de San Isidro.

La mejor cosecha siempre es para él y don Pedro Azabache Bustamante lo sabía. Todos los años lo recibía en su casa en la campiña de Moche y varias veces pintó las escenas del peregrinaje del santo y su fiesta. Tuve el privilegio de conocer a don Pedro, discípulo de Julia Codesido y de José Sabogal. Aunque no le gustaba hablar mucho, me dio la oportunidad de conversar con él y de admirar su talento como el único continuador del indigenismo en el Perú.

¿Don Pedro más o menos se acuerda por qué comenzó a pintar, como así le nació este arte de la pintura?

Pedro Azabache: Yo estudié en el colegio Seminario aquí en Trujillo,  primaria y secundaria,  y en ese tiempo había un sacerdote, un profesor que enseñaba dibujo en un curso, pero al terminar el quinto ya no encontré más cursos de pintura, así que decidí irme a Lima e ingresé a la Escuela de Bellas Artes el año 1937 y estudié 6 años, hasta el 42. Luego me vine acá a pintar (a Moche). Pinté bastante y el año 44 ya tenía una producción de más o menos 30 pinturas,  y como mi maestro José Sabogal, quien fue mi profesor en la escuela de bellas artes mantenía comunicación con Julia Condesino, mi profesora también, un día ella me preguntó si tenía obras suficientes para hacer una muestra. Le dije  que tenía treinta y tantas pinturas. Entonces me dijo que en Miraflores, en Lima, se iba a inaugurar una sala llamada Ínsula y quería saber si quisiera hacer una muestra para la inauguración. Y así fue.

¿Y siempre ha pintado cosas de donde vive  de la campiña de Moche?

Pedro: Mi primera pintura fue de Moche nada más y un poco de Huanchaco nomás,  con esas pinturas hice mi primera muestra el año 44

¿Qué es lo que le llama más la atención de la campiña para pintar, qué le gusta pintar de la campiña?

Pedro: Hay tanta motivación en la campiña, en el paisaje,  los tipos y costumbres de la campiña,  todo eso he pintado bastante y después he pintado también el pueblo de Moche y las procesiones y también motivos de la ciudad del Cusco cuando estuve por allí unos 6 meses al lado del maestro Sabogal.  He pintado Arequipa y Santiago de Chuco. Todos esos sitios que yo he visitado he pintado bastante

¿Cómo le ha inspirado la procesión de San Isidro Labrador de Moche?

De San Isidro he pintado bastante porque es un motivo muy interesante y además es una costumbre que perdura. Él  sigue recorriendo la campiña y se va hasta la Huaca del Sol. Yo lo recibo también aquí en mi casa, y este año (2009) me toca el primero de mayo,  viene acá, le hacemos su arco y atendemos a los visitantes. Con toda esta motivación he pintado mucho a San Isidro,  en sus costumbres y procesiones,  y sus arcos de frutos que lleva siempre. Es muy interesante para mí.

Mucho color bastante color, bastante color y usted sabe ¿Por qué le ponen tantas frutas, por qué lo adornan con frutas?

Pedro: La fruta es la representación de la producción de San Isidro, pues él trabajó  en el campo, y aquí en Moche le adornan con los productos de la tierra para que los bendiga. Es el patrón de los agricultores.

Mochero de nacimiento, murió el año 2012 y dejó una obra artística muy valiosa, además de lecciones que agradecen sus alumnos, pues fue fundador y director de la Escuela de Bellas Artes Macedonio de la Torre en la ciudad de Trujillo.

160526-Pedro-Azabache-01

Por sus venas corre la sangre de una estirpe artista. A la edad de 7 años, en su eterna casa de Moche,  ingresó junto a sus primos  a su enorme patio trasero, en donde quedó maravillado con la presencia de innumerables obras artísticas hechas por su padre y los hermanos de éste. “Mi padre y mis hermanos mayores eran pintores, mi tío poseía un negocio artístico, el cual fue desfasado por la tecnología; y mi tío, fundador de la Escuela de Bellas Artes” Con un suspiro envuelto en agradecimiento, recuerda cómo su tío Pedro Azabache, a la edad de 17 años, cuando él cursaba el cuarto año de secundaria; lo llevó a la Escuela de Bellas  Artes  para mostrarle un Taller de Pintura. Él, “renegando”, lo acompañó; y quedó maravillado nuevamente, con el mismo  asombro infantil de sus 7 años cuando vio las pinturas de su padre brillando entre otras más. Sintió, otra vez, aquel amor por el arte, ése, el cual la adolescencia, el fútbol y los amigos, habían guardado. (Párrafos extraídos de la entrevista a Rómulo Azabache publicada en la web: La Libertad Informa (link: https://lalibertadinforma.wordpress.com/2015/02/26/no-existe-cosa-mas-bella-en-el-planeta-que-el-color/)

Facebook

Twitter

YouTube