Ashigeitarianampi

En este viaje por tierra y río, Costumbres llega a la Comunidad Nativa de Anapate, una comunidad asháninca ubicada en el distrito de Río Tambo, en la provincia de Satipo, en la región Junín. Este episodio titulado: ashigeitarianampi, es una nueva gran oportunidad para reconocer la diversidad de nuestro país y la enorme posibilidad que existe para desarrollar emprendimientos como Más…

  • En este viaje por tierra y río, Costumbres llega a la Comunidad Nativa de Anapate, una comunidad asháninca ubicada en el distrito de Río Tambo, en la provincia de Satipo, en la región Junín.
  • Este episodio titulado: ashigeitarianampi, es una nueva gran oportunidad para reconocer la diversidad de nuestro país y la enorme posibilidad que existe para desarrollar emprendimientos como el que realizan en esta comunidad teniendo como eje el cacao.
  • Un convenio con el Programa Nacional de Conservación de Bosques del MINAM está impulsando a los pobladores y pobladoras a seguir adelante protegiendo la naturaleza para beneficio de todos.

A Bernabé le interesa hacernos notar que este aire puro que hoy respiramos es un logro del trabajo de conservación del bosque que realizan desde tiempos inmemoriales,  cuando todo el alimento y la medicina venían de allí y casi, como una costumbre,  debían cuidarlo y venerarlo.

Hoy, las cosas han cambiado, y ha sido necesario comprometerse con el Programa Nacional de Conservación de Bosques del MINAM para fortalecer la tarea y evitar la tala ilegal a toda costa, pues en estas épocas hay más enemigos de la naturaleza, ajenos a la vida diaria de la comunidad que buscan apropiarse de estos lugares sagrados y depredar.

AMIGOS. Con Bernabé y Lola, encantadores y amables, nos acogieron con gran cariño en su casa.

Bernabé, el jefe de la Comunidad Nativa de Anapate, está contento con la labor que han emprendido. Siente que,  de a pocos,  sus hermanos ashánincas están valorando lo que tienen y se han unido a la propuesta de contrarrestar la pobreza conservando y aprovechando las zonas de cultivo en un producto rentable como el cacao. Así que avanzamos por la chacra, junto a Héctor Mori,  el promotor comunal, quien nos enseña como hacen la cosecha, cómo el despanque (abrir la corteza y sacar el fruto del cacao maduro) es un ritual que comparten mujeres y niños.

CANTANTE. Martha Ríos es la depositaria del canto asháninca, en la bienvenida y en la despedida cantó mágicamente.

Adelantamos en el conocimiento amical y también en el saber asháninca. Jugamos vóley, pero vemos como los varones juegan al fútbol y practican la competencia de tiro al blanco. Escuchamos a las niñas cantar a sus padres que van a pescar y de paso paseamos en canoa con Linder y Regina en una jornada de pesca, donde vimos como la mujer rema y el varón lanza la tarraja para esperar que el río le de lo que buenamente puede.

ENSEÑANZA. Reconociendo el saber del idioma asháninca, Robert Chapaya enseña a sus alumnos.

Con Lola estuvimos cosechando la yuca. Reconocimos su destreza y práctica mientras Bernabé nos contaba que no bien llegan a la casa con la canasta llena de yuca, deben sacar las yucas y acomodarlas sobre el suelo, bajo una suerte de andamio hecho de palos. Si las dejan en la canasta les irá muy mal, cuenta que la sachavaca se robará la fuerza y no podrán sembrar ni cosechar el caniri que tanto necesitan.

TALENTO. Niños y niñas de Anapate danzan en programa de bienvenida.

Aprendimos al lado de Sheyla, la estudiante estrella de la institución educativa que funciona en Anapate, sobre las plantas medicinales, sobre aquella que alegrará a quienes la siembren en casa y sobre un tipo de piri piri que le dan al varón para que éste tenga una buena borrachera. Pero claro, no podríamos quedarnos allí sin escuchar a esta chica con su poema dedicado a la naturaleza:

Oh  Asháninca levántate y protege la naturaleza
No dejes que la destruyan
Animales que se desaparecen,
Árboles que se mueren,
Peces que se acaban, agua que se contamina…
Oh dios ayúdame a proteger el medio ambiente
Porque mañana es muy tarde…

HERMOSO. La Comunidad Nativa de Anapate, en el distrito de Río Tambo.

Al otro lado de la mesa está Jhayshmir, una pequeñita de primer grado que nos da una soberbia explicación de la yuca asada con cáscara, de la yuca asada sin cáscara y de la yuca sancochada. Cada una sirve para algo, para curar cuando a alguien le muerde la culebra, para testimoniar el enlace matrimonial, para vivir a diario con fuerza y energía.

150908-Ashigeitarianampi-07

Cada aprendizaje que hemos ido recogiendo nos conduce hacia don Máximo Antúnez Chacón, el sabio del pueblo, a quien todo le consultan. Él es el que sabe la historia de la comunidad, la que se ha formado con un repoblamiento, pues sus habitantes huyeron de la violencia y algunos ya no regresaron. Este señor, conocido también como curaca, dice que hoy corren nuevos vientos y están aprendiendo a sacar provecho a lo que tienen. De la herencia asháninca mantienen la cushma, las actividades de cazar, pescar y enchipar, el idioma, sin embargo, hay otros aspectos de su vida que han tenido que alinearlos a la modernidad.

150908-Ashigeitarianampi-09

EMBLEMA. Que todos los compromisos se cumplan y ganen los niños.

Esta es una oportunidad para conocerlos y sentirnos más cerca de estos peruanos y peruanos que viven a unas cuatro horas de Satipo, en la región Junín.

150908-Ashigeitarianampi-10

SABIO. Con don Máximo Antúnez, el curaca del pueblo.

Facebook

Twitter

YouTube